15 mayo 2006

Tu boca violeta, Claudio Rodríguez Fer


Tu boca violeta boreal y venérea
levita por el cosmos inmensamente abierta
manando levemente lava rosa
en la hora horizontal de las cavernas de carne.

Tu boca violeta es de hierro fundido
tiene el fulgor de la obsidiana en el talle de las amazonas
y la impudicia polar de sus tangas de morsa.
Sobre magmas de ámbar orificios volcánicos
escupen saliva negra contra el relámpago que hierve
en las tubulares sendas para el semen letal.

Tu boca violeta tiene la dulzura de la leche más azul:
es como un diplodocus que se amara en silencio
entre maíz zafiro y amapolas de grutas uvulares.
Vamos a los puertos grises sobre petróleo blanco.
El aliento lácteo que arremolinas petrifica mi líquido
y desata el instinto de nadar a panteras.

Tu boca violeta de contornos infinitos
se entreabre a todo lo que sea de lila.
Las montañas de azúcar de tu patria Pomona
y los lagos de licores de jauja o de cucaña
resbalan mansamente por utopías lascivas
mientras muerde el rubor y gallonas las vulvas.

Tu boca violeta boreal y venérea
abocina tus labios con gestos de gruta
y a latigazos irrumpe eruptiva y volcánica.

Amo la lengua de sierpe que se enrosca y se estira
como funda de fruta o piel de ventosa
que nos lleva adonde la aurora no preludia arenarias.

Amaré tu lava sobre todas las cosas
y el bilabial crepúsculo sabrá como hablo.

2 Comments:

Anonymous Estefanía said...

¡Y EL BILABIAL CREPÚSCULO SABRÁ CÓMO HABLO! ¿Quién publicó ese pedazo de poema y dónde se puede encontrar?

BESOS

12:44 p. m.  
Anonymous Ana said...

He sido yo, ya ves, me levanto por las mañanas y me da por colgar poemas eróticos en el blog, como contrapunto a la crisis de los yoes (era eso o poner un poema de Juan Ramón Jiménez).
Voy a inspirarme para provocar otro "conflicto". Un besazo

1:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home