09 mayo 2006

CORDÓN UMBILICAL- Estefanía Rodero



Alberto, lo prometido es deuda. Este poema tiene una historia extraña. Alberto, en su libro "Inventario de la noche" tiene un poema muy corto y muy bueno sobre ritmos acompasados (no desvelo más, es un claro chantaje para que lo publiques en el blog). Un día, leyendo la novela de Ángel García Galiano "El mapa de las aguas" descubrí que decía exactamente lo mismo pero -como siempre en literatura- de forma completamente distinta. De modo que yo también me animé a decir lo mismo pero diferente.
“Hasta que se desgarró el cordón umbilical
y quedé en órbita impotente sobre la vida”
El mapa de las aguas-Ángel García Galiano

Si volar fuera caer
a un núcleo
más difuso,
ascender como nacer
de un suelo
creadores,
cuál el tope,
la raíz del ala,
cordón que rompe
el fluir seguro.
No temo más
alzarme
que perderme,
el pozo celestial
tan mudo
que nos mira,
flotar, sentir
la leve marejada,
el vuelco digestivo
que expulsa
y luego olvida.

2 Comments:

Blogger Feministea said...

Me ha gustado el poema, Estefanía.
El "fluir seguro", y luego la incertidumbre de vivir. No conozco apenas poemas que traten sobre este tema y los versos de Ángel García Galiano me recuerdan otro poema, "Oración antes de nacer" de Louis Macneice. El título original es "Prayer before birth" y uno puede encontrarlo en versión bilingúe en el libro editado por Lumen que lleva por título el del poema y es una antología de este gran poeta irlandés. Sin duda uno de los mejores poemas que conozco es "Before I Knocked" de Dylan Thomas, con un estilo completamente distinto al de Macneice aborda el tema. El poema se puede encontrar en versión bilingüe en "Poemas 1934-1952" D. Thomas, Visor Libros, que es una antología de sus poemas. También existe en versión bilingüe "Poesía Completa" de D. Thomas, Visor Libros. Es una invitación a lectores y escritores a encontrar, buscar o escribir sobre el nacimiento y el nasciturus.

1:03 p. m.  
Blogger Feministea said...

Bueno, con tanta cita y comentarios sobre el nacimiento me olvidé de lo indispensable, los 30 se acercan y las neuronas no dan para tanto, o al menos fallan con más facilidad... (aunque un comentario anónimo tiene su morbo)

Un beso Estefanía,que la idea de esta página me parece genial. En breve envío el poema.

Alberto

1:15 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home